Sexting: un nuevo riesgo para los menores

Comunicaciones sexuales por medio de teléfonos móviles


7 comentarios

Chatroulette: la nueva ruleta rusa usa webcam

El servicio Chatroulette, creado por Andrey Temovskiy, joven moscovita de 17 años, atrae ya a más de 20.000 usuarios en un intercambio de conversaciones vía webcam no exento de notorios peligros.

Pese a que las escuetísimas normas indican que se debe tener más de 16 años y los usuarios no deben mostrarse sin ropa, el incumplimiento es muy amplio. Es uno de los últimos fenómenos de Internet, que atrae a miles de usuarios interesados en una proporción muy alta por el cibersexo con desconocidos.

Según las pruebas realizadas por Maria Barbosa y Ricardo Marques para el diario portugués Expresso, lo más probable al solicitar un nuevo giro de la ruleta para comunicar con la webcam de un nuevo desconocido, es que este esté desnudo o realizando actos de tipo sexual. Tanto menores como adultos suelen aparecer sin ropa, aunque es más frecuente cuanto mayor es el usuario.

Andrey creo el servicio en noviembre de 2009 cuando, aburrido de seguir los comentarios de sus amigos en Twitter y en Facebook, y de ver siempre las mismas caras en Skype, pensó en alguna manera que le permitiese conocer a nuevas personas y hablar con ellas cara a cara.

El web ha recibido duras críticas como la de ser una puerta abierta a pedófilos y pervertidos. En efectos, el sistema no dispone de ningún tipo de control sobre el contenido visual ni sobre los comentarios. La socióloga Iva Miranda Pires opina que la comunicación por este tipo de medios promueve los comportamientos extremos y un lenguaje más agresivo, y que Internet se ha tenido que ir dotando de reglas sociales y legales a medida que fue abandonando el entorno inicial académico y autocontrolado y se fue ampliando a todo tipo de personas.

La opción para los padres es bloquear el web mediante algún software de control parental. Aunque no se dispusiese de webcam, hasta hace poco cualquiera podía usarlo para ver brevemente lo que otras personas emitían. El sistema no requiere registro y por tanto no hay ningún control de quién lo está usando.

El sistema puede resultar también sumamente adictivo, pues al ser totalmente aleatorio, si se quiere volver a ver a una persona con la que se mantuvo una conversación anterior, pueden consumirse horas y días enteros esperando volver a encontrarla. Diversas personas que lo han probado también han notificado sensaciones paranoicas tras un uso intensivo.

Fuente: Expresso


Deja un comentario

Los adolescentes galeses también pueden ser acusados de pornografía infantil por hacer sexting

Según un estudio realizado en los EE.UU. uno de cada 5 adolescentes había enviado fotos suyas en diversos estadios de desnudez. En Gales también puede ser considerado delito de pornografía infantil. Los padres, preocupados ante la posibilidad de que sus hijos sean captados por pederastas en la Red no suelen imaginar las implicaciones legales que puede tener esta moda para sus hijos, que pueden convertirlos en delincuentes sexuales a ellos mismos.

Aunque los chicos no distribuyan las fotos, su simple posesión puede ser un delito. La tendencia de enviar fotos ligeras de ropa a redes sociales online como Bebo va en aumento y preocupa en Gales ya que prácticamente todos los adolescentes tienen su móvil con cámara.

John Carr, de la agrupación de ONGs británicas Children’s Charities’ Coalition on Internet Safety explica la situación: “Publicar cualquier foto de un menor de 18 años que sea de naturaleza sexual, es ilegal. Así que los propios menores que ponen fotos pornográficas suyas en la Red o comparten este material por medio de sus teléfonos móviles están, técnicamente, infringiendo la ley”. De hecho en los EE.UU. ya se han producido varias detenciones e incluso condenas por ello.

Fuente: Wales Online


Deja un comentario

Aumenta la problemática del sexting en EEUU

Entre los adolescentes de 13 a 16 años se ha convertido en un hábito social compartir imágenes sexuales entre compañeros de clase a través del teléfono móvil. está de moda entre los adolescentes de 13 a 16 años.

En el Sur de California los casos de sexting han provocado la suspensión de alumnos y la intervención de los distritos escolares, así como de los departamentos de policía. Ambos buscan contrarrestar una moda que crece, tanto como los peligros que ésta implica.

“Hemos tenido situaciones donde los niños bajan material pornográfico de las computadoras de sus padres para después distribuirlas por teléfono entre sus compañeros. Si la situación es recurrente no tenemos otra opción que suspender o expulsar a ese alumno”, declara Bill Henry, director del Departamento de Servicios Comunitarios del Distrito Escolar Unificado de Riverside.

Las imágenes de alumnos de secundaria realizando actos sexuales o las de menores mostrándose desnudas corren con velocidad de móvil en móvil. Algunas de ellas, afirman los expertos, son grabadas sin permiso de las menores y hoy forman parte del amplio material pornográfico de depredadores sexuales.

“Para ellos podría tratarse de un juego, pero están poniendo en riesgo su vida”, dijo el teniente Fernando Arroyo de la Unidad de Delitos del Departamento de Policía de Los Ángeles.

Aunque los padres afirman aceptar el endurecimiento de las políticas de uso de celulares en las escuelas, organizaciones civiles de derechos humanos abogan por la libertad de expresión de los alumnos.

“No se debería de perseguir a los menores por algo que no tiene intenciones criminales. Para estos niños simplemente se trata de juegos tontos, y castigarlos por estas actividades no sólo los reprime sino que atenta contra la libertad de expresión”, indicó Witold Walczak, abogado de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU).

“La agresividad social y sexual de las jovencitas de esta generación es un fenómeno cuyas repercusiones ya se están viendo. Ahora tenemos más niñas adictas, más embarazos y más adolescentes encarceladas”, dijo Martha Varela, directora de los programas Youth & Family Services del Condado de Los Ángeles.

De acuerdo con la oficina del FBI, los padres pueden reducir el riesgo de que sus hijos reciban se expongan a depredadores sexuales e incluso el acoso sexual de los propios compañeros de clase, instalando un dispositivo en los celulares que bloqueen contenido sexualmente explícito.

Fuente: impre.com


Deja un comentario

El fenómeno del sexting entre adolescentes puede derivar en Grooming

Cada día con mayor frecuencia, los adolescentes se envían fotos explícitas o eróticas a través del móvil como “forma de seducción” – fenómeno conocido como sexting -. Sin embargo, es muy posible que esas fotografías acaben volcadas por ellos mismos o amigos cercanos en Internet, o bien sean vendidas por personas que encontraron o robaron un aparato móvil, lo que puede dar pie a casos de grooming a menores.

En opinión de la psicóloga y responsable del área programática de Global Infancia Paraguay, es necesario que exista un mayor control por parte de los padres, pero éste no debe abordarse desde un ángulo represivo, “los padres caen en el error de querer resolver problemas nuevos con estrategias antiguas como sacar o prohibir el uso del teléfono móvil”. Lo recomendable, indica, es que los adultos señalen claramente a sus hijos cuáles son los peligros a los que se exponen.

En las redes sociales como Facebook, existen grupos ligados a esta moda vía SMS, en donde se comentan experiencias y también, señalan advertencias como no hacerlo en la escuela ni menos, que se lleve a cabo con menores de edad. En enero pasado tres chicas estadounidenses de 14 y 15 años fueran acusadas de pornografía infantil por enviar sus fotos desnudas a chicos de 16 y 17.

Para Pacheco, sin duda la popularización del sexting entre adolescentes abre nuevas posibilidades para las redes de explotación y pornografía infantil que operan en internet, ya que estas pueden acceder con mayor facilidad a imágenes de menores que circulan libremente en la red porque han sido publicadas por amigos o bien, son vendidas por personas que encontraron o robaron un aparato móvil.

Fuente: lanacion.com


1 comentario

Cuando el sexting entre adolescentes ayuda a los depredadores en la red

Los adolescentes consideran el intercambio de fotos explícitas a través del móvil -sexting – como algo banal, y divertido. Sin embargo, al quedar colgadas por amigos en la red, estas imágenes pueden ser fácilmente accesibles para depredadores y redes de pornografía infantil en Internet.

A juicio de la psicóloga y responsable del área programática de Global Infancia Paraguay, Claudia Pacheco, no se podría afirmar de manera concluyente que existe una “erotización precoz” entre los jóvenes, pero sí es innegable que existe una estimulación cada vez más temprana, incitada por el acceso a la tecnología y los contenidos de naturaleza sexual.

En su opinión, es necesario que exista un mayor control por parte de los padres, pero éste no debe abordarse desde un ángulo represivo, “los padres caen en el error de querer resolver problemas nuevos con estrategias antiguas como sacar o prohibir el uso del teléfono móvil”. Lo recomendable, indica, es que los adultos señalen claramente a sus hijos cuáles son los peligros a los que se exponen.

En Facebook, existen grupos ligados a esta moda vía SMS, en donde se comentan experiencias y también, señalan advertencias como no hacerlo en la escuela ni menos, que se lleve a cabo con menores de edad. En enero pasado tres chicas estadounidenses de 14 y 15 años fueran acusadas de pornografía infantil por enviar sus fotos desnudas a chicos de 16 y 17.

Para Pacheco, sin duda la popularización del sexting entre adolescentes abre nuevas posibilidades para las redes de explotación y pornografía infantil que operan en internet, ya que estas pueden acceder con mayor facilidad a imágenes de menores que circulan libremente en la red porque han sido publicadas por amigos o bien, son vendidas por personas que encontraron o robaron un aparato móvil.

Fuente: lanacion.com