Sexting: un nuevo riesgo para los menores

Comunicaciones sexuales por medio de teléfonos móviles


Deja un comentario

Solicitan la reforma de la legislación en Australia para adaptarla al fenómeno del sexting

Los expertos están demandando que el sexting entre adolescentes ingenuos no los cargue con graves condenas como delincuentes sexuales. Según la legislación australiana actual los menores que envíen imágenes sexualmente explícitas de sí mismos a otros pueden enfrentarse a penas por pornografía infantil y pasar a formar parte del Registro de Delincuentes Sexuales, al igual que sucede en diversos estados de los EE.UU. o en el Reino Unido. Según Susan McLean, experta en ciberseguridad y expolicía, «en la actualidad si una chica de 13 años se saca una foto desnuda, puede ser tratada exactamente igual que un caso de violación de un bebé de 6 meses».

Aunque admite que estos adolescentes raramente son perseguidos, McLean advierte de que las acusaciones pueden ser «catastróficas» y que podríamos acabar viendo a toda una generación marcada con este tipo de antecedentes. Por ello McLean y otros expertos como la Dra. Marilyn Campbell de la Queensland University of Technology, reclaman nuevas leyes capaces en Australia de tratar la reciente explosión del sexting entre los adolescentes del país.

Aunque en Australia no existen estudios tan completos como los realizados en EE.UU., una encuesta realizada entre 588 chicas por la revista Girlfriend mostraba que un 40% de las encuestadas habían recibido peticiones de sacarse fotos desnudas y mandárselas a alguien.

Para John Dalgleish, otro experto en ciberseguridad, existen riesgos adicionales asociados al sexting: ser acosados, sufrir ciberbullying, o incluso robo de identidad, debido a que la publicación online de estas imágenes los representa como promiscuos. Las consecuencias psicológicas pueden incluir pérdida de autoconfianza, ansiedad, desamparo y depresión, afirma.

La línea de ayuda australiana Kids Helpline recibe cerca de 65 llamadas relacionadas con el bullying cada semana, de las cuales un 20% están directamente relacionadas con la combinación de sexting y ciberbullying.

Fuente: NineMSN


Deja un comentario

Los colegios australianos comienzan a sensibilizar a padres y estudiantes sobre el sexting

En el Valle de Clarence Valley (Australia) los colegios están abordando medidas contra el sexting y el ciberbullying como principales problemas tecnológicos que afectan a sus alumnos, y lo hace mano a mano con la policía local. Entre sus acciones está la sensibilización de alumnos y padres sobre el problema, aunque reconocen que la Generación Y está siempre por delante tanto de progenitores como de docentes en lo que se refiere al uso de la tecnología.

En cuanto al sexting el lema, como es habitual, es «Una vez que está en el ciberespacio pierdes completamente el control sobre ello». En este área las autoridades afirman que ante la sospecha de un incidente de sexting en el colegio, la policía confiscaría los teléfonos y averiguarían el origen de las fotos para encontrar a quién se han reenviado. Si son los padres quienes tienen la sospecha, se ofrecen a ayudarlos o les aconsejan que acudan directamente a la policía.

Fuente: Daily Examiner


Deja un comentario

La lucha de las escuelas públicas de Sidney contra el sexting

Los colegios de la ciudad australiana de Sidney se están poniendo serios con el tema de los teléfonos móviles, sobre todo en lo que se refiere al sexting.

En una reciente reunión del distrito escolar del Condado de Cheyenne, se aprobó incluir el sexting en el manual de normas oficiales para el curso 2009-2010, aconsejados por su departamento legal. Realizar sexting será castigado con expulsiones temporales, aunque se analizará caso por caso.

Fuente: Sun Telegraph


Deja un comentario

Uno de cada 5 adolescentes en riesgo legal por realizar «sexting»

Uno de cada cinco adolescentes en Estados Unidos admite haberlo hecho: enviar a su nuevo novio o novia fotos en las que aparece desnudo/a o semidesnudo/a a través del teléfono móvil. A los 15 años de edad parece una diversión inocua. Pero en realidad, no es así. La práctica, conocida como ‘sexting‘, está teniendo en algunos casos consecuencias negativas e incluso trágicas. Por ejemplo, las imágenes pueden terminar siendo distribuidas entre otros amigos de la misma escuela donde los jóvenes estudian o incluso, publicadas en internet.

También, esta ‘moda’ está desembocando en procesos penales por delitos sexuales contra cualquier adolescente que transmita la foto. Enviar o distribuir fotos sexualmente explícitas de un joven menor de 18 años es -en muchos países- ilegal, al considerarse pornografía infantil. También es ilegal enviar esas fotos a un menor de edad, incluso con el consentimiento de ambas partes.

Parry Aftab, una de las principales autoridades sobre los delitos informáticos está realizando una campaña para cambiar la ley en EE.UU. Quiere que los niños que envían esas fotos enfrenten cargos por un delito menor en lugar de cargos por pornografía infantil.

Esto eliminaría la posiblididad de que el adolescente cumpliera con una condena criminal y fuera etiquetado como un agresor sexual por años. Algunos estados en EE.UU. están estudiando este enfoque.

Fuente: Atlantico.net


Deja un comentario

El problema del sexting se extiende ya a varios países

Tras el aumento de casos que se ha registrado en los últimos meses en los EE.UU. que ha llevado incluso a modificaciones legislativas y a más de 20 casos penales, se están produciendo casos también en otros países anglosajones: Australia, Nueva Zelanda y Gran Bretaña. Esto ha llevado por ejemplo a que el gobierno de Nueva Gales del Sur, en Australia, haya lanzado una campaña de sensibilización tras detectarse casos de sexting entre niñas de 13 años. Las autoridades están tratando de informar a los padres para que adviertan también a sus hijos de los riesgos de esta práctica, entre los que se encuentra el llamado ciber-tatuaje, es decir, la marca permanente de los jóvenes que ven sus fotos sexuales publicadas en Internet, y que pueden llevar a extremos gravísimos como en el caso de Jessica Logan, la joven estadounidense que se suicidió a consencuencia de unas fotos eróticas suyas que fueron difundidas y utilizadas para humillarla.

De la privacidad a la difusión mundial se puede pasar en una décima de segundo con tan solo apretar el botón «Enviar», advierten los expertos.

Aunque algunos expertos consideran que las duras leyes que se están aplicando contra los propios menores que se hacen fotos pornográficas pueden al menos servir para disuadirlos y prevenir este tipo de casos, otros como la abogada especializada en ciberdelitos y menores Parry Aftab abogan por cambiar estas leyes pues producen situaciones insanas al aplicarse a los menores que hacen sexting.

Fuente: BBC vía HelpTheMiddleClass