Sexting: un nuevo riesgo para los menores

Comunicaciones sexuales por medio de teléfonos móviles


Deja un comentario

El sexting en la pareja: una bomba de relojería que estalla al llegar la ruptura de la relación

Con motivo del día de San Valentín, el 36% de las personas tenía previsto enviar una foto atrevida a su pareja a través de un mensaje de texto, correo electrónico o red social, según una encuesta acerca del fabricante estadounidense de antivirus McAfee que fue publicada la pasada semana. Según el estudio, una de cada 10 personas implicadas en una ruptura sentimental amenazó con publicar online una foto reveladora de su expareja y el 60% cumplió dicha amenaza. Se descubrió que más del 50% de los encuestados compartió su contraseña con una pareja. Mucha gente considera equivocadamente que compartir sus contraseñas con su pareja en una muestra de amor, pero cuando la relación termina mal es necesario cambiarlas de inmediato, advierten desde McAfee. Más del 56% de los encuestados había espiado los perfiles en las redes sociales e incluso las cuentas bancarias de sus parejas y el 48,8% había revisado sus correos electrónicos. El hábito de espiar en línea va más allá de las parejas actuales. Los encuestados reconocieron haber espiado también a sus exparejas, así como a las exparejas de sus actuales novios, en sitios como Facebook y Twitter. En la encuesta se descubrió que los hombres son más propensos que las mujeres a revisar subrepticiamente las cuentas personales de sus parejas y a vigilar a sus exparejas en redes sociales. Erika Holiday, psicóloga clínica especialista en temas de pareja recomienda abstenerse de compartir este tipo de información personal “hasta que de verdad conozcas a una persona. Y eso lleva años, incluso décadas. Lleva mucho, mucho tiempo”. La prevención es la única forma de protegerte realmente y hay algunas medidas de seguridad prácticas que deberían ser universales. Empieza por bloquear con contraseña tus dispositivos móviles y tu computadora. Cuando te sientas cómodo en una relación, puedes ser más flexible con la seguridad. Se recomienda ponerle contraseña a los smartphones sin importar el estatus de la relación. También es recomendable instalar software antivirus en tus dispositivos electrónicos, especialmente en los teléfonos y tablets, para proteger mejor cualquier información confidencial que tengas guardada. También instala software de rastreo que permita borrar a distancia la información de un dispositivo perdido o robado. Con respecto a enviar fotos de sexting o compartir contraseñas el consejo es claro: simplemente no hacerlo. No hay que sentirse en ningún caso obligado a hacerlo y eso no significa que estés ocultando algo. Una vez que se comparte una foto o un vídeo a través de un mensaje de texto o de un correo electrónico, el creador pierde el control sobre lo que ocurre con ese material. Para sacar de circulación un contenido como ese, el receptor tendría que aceptar borrar todas las copias de ese material de su teléfono o cuenta de correo electrónico. Pero confiar en que alguien hará esto es más difícil si la relación terminó mal. Y si la otra persona lo compartió aunque sea solamente con una más, será imposible controlar que tus fotos personales se divulguen. Después de una ruptura tus opciones son limitadas. Cambia de inmediato tus contraseñas para proteger tu información personal. Si tu ex tiene fotos o datos comprometedores, puedes intentar razonar con él o ella y pedirle que borre esos archivos. En el estudio de McAfee, algunos encuestados dijeron que sí publicarían datos privados de sus parejas si estas:

  • les mienten (45%)
  • los engañan con otras personas (40%)
  • terminaran con ellos (26%)
  • o cancelaran su boda (14%)

Fuente: CNN México.

Más sobre los riesgos del sexting

Vídeo: No produzcas imágenes de sexting.

Vídeo: Sextorsión, una forma de violencia sexual digital.
Riesgos digitales derivados de una ruptura de pareja, en la mediateca de PantallasAmigas.

Anuncios


Deja un comentario

Carrie Prejean: una nueva ‘celebridad’ afectada por el ‘sexting’

Carrie Prejean y el sextingLa ex-Miss California Carrie Prejean se ha visto recientemente afectada por un vídeo erótico que grabó para un ex-novio cuando tenía 17 años. El vídeo salió a la luz durante una litigio que tenía la modelo con la organización del concurso de belleza por incumplimiento de contrato. Ha dado mucho que hablar porque la modelo era menor cuando lo grabó y envió a su novio y podría implicar un delito de pornografía infantil según la interpretación usual de las leyes estadounidenses en los casos de sexting.

Algunos medios lo han puesto como ejemplo de las consecuencias del sexting, para que los adolescentes tengan cuidado con lo que hacen por amor, ya que en esta era de sensacionalismo, las imágenes y vídeos sexuales acaban encontrando siempre una audiencia mayor de la esperada, y como algunos advierten, el mero hecho de realizar sexting puede llevar a un/a adolescente a la cárcel.

La modelo ha afirmado que ese vídeo ha sido el mayor error de su vida.

Fuentes: WOWT, Examiner (2) y Wikipedia


Deja un comentario

Advierten de las consecuencias del ‘sexting’ sobre el control neurólogico de los impulsos

Según un artículo de Norman N. Holland publicado en la revista Psychology Today, la práctica del sexting podría llevar a una atrofia del córtex prefrontal, responsable del control de los impulsos.

Según explica, la aceleración de todo tipo de encuentros sexuales por medio de las tecnologías móviles, es parte de la progresiva aceleración experimentada a todos los niveles sociales a lo largo del siglo XX y estos comienzos del XXI. Esto ha implicado por ejemplo una pérdida del tiempo de análisis de las noticias recibidas por medios de comunicación.

Desde que se desarrolló socialmente el concepto de amor romántico, siempre requirió un proceso relativamente lento de desarrollo, espera, cierta ansiedad, obstáculos, espera… todo lo cual implicaba una inhibición de los impulsos inmediatos realizada en el córtex prefrontal del cerebro.

Pero ahora, gracias al sexting, se está desarrollando la posibilidad de concertar encuentros sexuales prácticamente instantáneos, los cuales no están exentos de problemas (ansiedad, frustración…) pero que eliminan el factor de espera.

Según el autor, esto podría implicar un tipo de atrofia de esa zona del cerebro, al menos en lo concerniente a las relaciones sociales y sexuales. La planificación podría ser otra función de esta zona cerebral que se esté perdiendo, según ha observado entre sus alumnos, que parecen incapaces de quedar para ir al cine sin enviarse mensajes y más mensajes en una y otra dirección. En resumen, advierte sobre la posible aceleración de la atrofia mental de los estadounidenses a medida que las NTIC aceleran las relaciones sociales.

Fuente: Psychology Today


Deja un comentario

Los peligros del «cibersexo»

Algunos hombres o mujeres buscando un momento de placer o una aventura a través del cibersexo, intercambiando mensajes e imágenes, se han encontrado con su peor pesadilla, larga y tenebrosa, porque la pareja con la cual intercambian mensajes de texto o imágenes, termina acosándolas, extorsionándolas o hurtándoles la identidad.

Recientemente una internauta de Tegucigalpa fue acosada por un cibernauta: que le dijo que le iba contar a su marido que ambos practicaban sexo virtual sino seguían manteniendo la relación o le daba una buena suma de dinero.

Según la policía hondureña durante los diálogos que mantienen las personas con sus amantes de Internet, sin darse cuenta revelan algunos datos personales como su verdadero nombre, número de identidad, actividad a la que se dedica y hasta la clave de su tarjeta de crédito.

Otro riesgo cada vez más frecuente se da cuando captan las imágenes de mujeres adultas y niñas para publicarlas en webs de pornografía y así ganar dinero. En Honduras no existe una campaña educativa que oriente a los adolescentes sobre el peligro que representa entablar contacto con extraños a través del chat, según informa la policía del país centroamericano. Tampoco se advierte a las muchachas de que no acudan solas a convocatorias de supuestos castings para modelos, porque corren el riesgo de que sean esclavizadas por los tratantes de personas o que sus imágenes sean vendidas a la industria de la pornografía.

Fuente: La Tribuna